miércoles, 14 de marzo de 2012

Cosas sabidas


Pero sabía que esos días en el ardor no representaban lo mismo que para las sobras que se veía mover no tan lejos de Él. Se notaba que muchas cosas habían cambiado, ni siquiera el aire que inspiraba parecía tener el mismo sabor a los días de antaño. Tenía completa seguridad de que ya no volvería a ver a sus enemigos, pero tampoco a sus aliados. Se sintió extraño al reconocer que ningún sentimiento afloraba sobre los que debían ser sus seres mas odiados y mas queridos.
Estaba seguro que había perdido la guerra, por el simple hecho de haber pasado tanto tiempo confinado a las llamas. Pero ese lugar que no existe tiene sus particularidades, ya que de alguna manera mantuvo su visión sobre la sociedad de los hombres durante todo ese sufrimiento. Incluso el tiempo estaba distorsionado, ya que pudo ser testigo de faraones, emperadores, reyes y presidentes, de sus actos de bondad y de mas salvaje ira sobre sus propios pueblos.

2 comentarios:

  1. La historia se pone atrapante.
    Te estoy siguiendo. Y si, Fedor es un groso.

    ResponderEliminar